Pasos básicos para detener lo indetenible

Desde la “idílica” y tropical Venezuela, hasta la “primer mundista” España, pasando a vuelo rasante por Irán y Egipto, los gobiernos del mundo quieren limitar Internet. Definitivamente no lo están haciendo muy bien. Tienen el fracaso dibujado en el rostro y en la publicidad de la convención anual del partido, si es que aun necesitan convención anual, que discuta ideologías que nunca cambian, ancladas en los 60s u 80s. Las motivaciones varían un poco dependiendo del país: el miedo a la libertad del pensamiento, el miedo a la libertad cultural, el miedo de las corporaciones a dejar de ser corporaciones.

Entendiendo Internet. Para detener algo, hay que comprenderlo.

Esto significa poner al presidente de la nación y a todo su tren ejecutivo a usar Internet de forma exhaustiva. Para ellos tienen que:

  • Abrir una cuenta de correo electrónico y usarla.
  • Abrir una cuenta de Gmail. Puntos extras si consiguen la pestaña de Labs. +1 en cada opción que actives.
  • Usar Chrome y/o Firefox. Puntos extras si usan la versión beta de Firefox 4.
  • Crear su perfil en Facebook. Si eres presidente del país +3 por cada amigo de la infancia que logres ubicar y mantener como contacto en Facebook. +2 por cada amigo del bachillerato que logres contactar y mantener. +10 si fuiste a la universidad. +1 por cada amigo de la universidad que logres contactar y mantener. +5 por cada ex-novia que logres contactar y mantener. Para ministros es similar solo que dividiendo entre 2.
  • Abrir tu cuenta en Twitter. +1 si logras usar un nombre de usuario de menos de 6 caracteres. -2 si usas un nombre de usuario de más de 7 caracteres.
  • Abrir y usar Tumblr +1. Abrir y usar Posterous +2.
  • Saber que es un meme. +10 que inventen uno en tu honor.
  • Rickrollear por lo menos 1 vez a tus compañeros de gobierno. A tu pueblo es seguro que lo rickrolleas a diario. +10 si invitas Rick Astley a un concierto privado usando los fondos del Estado.
  • Abrir un blog en WordPress. Actualizarlo por lo menos una vez a la semana.
  • Declararte fanboy de algo. No valen fanboys del comunismo ni del capitalismo neoliberal. Es muy fácil. +10.000 si te declaras fanboy de Lost.
  • Bajarte unas películas de Piratebay, que no estén pasando en el cine de tu país. +1 si no la están pasando en tu país porque tu gobierno la prohibió.
  • Configurar un router. Aprenderse los números 192.168.1.1. + 1 si se los enseñas al Ministro de Ciencia y Tecnología.
  • Saber que es Digg, Reddit, Wired. +2 si sabes que es BoingBoing.
  • Vender un producto por ebay o Mercado Libre. +1 si puedes venderlo más caro de lo que te costo. No es recomendable vender barriles de petróleo.
  • Usar Spotify desde un país no permitido es un claro +10.
  • Reunirte con los creadores de Spotify para que tu país sea permitido +10.000.
  • En el punto culminante de tu discurso anual, y justo antes de anunciar una nueva devaluación de la moneda, decir “one more thing”.
  • Si piensas declararte fanboy de Sasha Grey, es recomendable que no seas de un país fundamentalista. +1
  • Usar Twetdeck +1
  • Ser tu propio community manager +1. Y si sabes lo que es un community manager, otro +1
  • Comenzar tus discursos con Hello World! +1
  • Participar en la traducción de los subtitulos de tu serie favorita +1
  • Tener serie favorita +1
  • Si tu serie favorita es de The IT Crowd +10.000
  • Por cada persona que te suene en la siguiente lista +1: Eric Schmidt, Larry Page, Sergey Brin, Steve Jobs, Bram Cohen, Mike Morhaime, Jimmy Wales, Craig Newmark, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg. +2 si te reuniste con alguno de ellos en persona (y no solo para contarles chistes).
  • Si te declaraste fanboy de Lost y no sabes quien es JJ Abrams – 10.001
  • +1 por editar tu propia entrada a la Wikipedia con datos que sólo tu conoces.
  • +10 si borran los datos que pusiste en tu entrada en la Wikipedia por ser inexactos.
  • Trollear a otros gobiernos por Twitter no es considerado parte de estos puntos, porque aunque aprenderás mucho, puede ser algo peligroso. + 10 si lo haces (paz mundial -10).
  • Usar un VPN (u otras técnicas) para saltarte las restricciones que tu mismo gobierno a colocado. +0 Es muy fácil hacerlo.
  •  

    Después de leer esta lista, si la mitad de los integrantes del alto gobierno sumando sus puntajes, sacaron 100 o más, van a estar muy muy claros de la forma correcta de detener lo indetenible: cortando todo. No hay otra manera. A pesar que la economía y el futuro de tu país retroceda unos 100 años, la única forma de detener Internet es cortando todo, prohibiendola. Y aún así quedaran ciertos “agujeros” satelitales. Es el único camino.

    Por todo lo que aprendiste usando Internet, ahora sabes que creer que una Ley va a limitar lo que hace la gente en Internet es sumamente iluso. Pensar que la creación de una policía de Internet va a terminar con los aires de libertad, es iluso +1. Es más fácil una ley que intentar comprender algo.

    Hagan lo que quieran, los años y las generaciones pasan, y el mar no se puede detener con una represa construida de fósforos encendidos.

    8 Bits


    Una pelea entre un súper héroe de 8 bits y un jefe de alta definición, en un mundo de videojuegos retros

     

    8 bits es un corto en animación 3D que participa en la selección oficial del Sundance Film Festival 2011. El guión está kamagra gel inspirado en los videojuegos de los 80s que eran en 8 bits, mezclandolo con los juegos actuales que son en alta definición y completamente en 3D. El resultado es fantástico y demencial. Una carrera visual donde captamos solamente un 50% de todo lo que ocurre. Quizás, si eras un gamer experto, podrás ver el 80% de todo lo que ocurre.

    La verdad es que el video es, tan pero tan bueno, que se podría crear una película completa con el concepto. Esos saltos entre animación 3D, al plano 8 bits, es genial. Ese cambio de perspectiva podría ser muy impactante visualmente en una película de Pixar, por ejemplo. Es probable que mi espíritu de jugador de videojuegos me este haciendo ver más, y probablemente este video no lo disfruten igual quienes nunca jugaron en 8 bits.

    Más información en la página oficial.

    Hay que salir, movernos, ¡generar contenido!

    Estoy probando un servicio que se llama Tinyletter, que te permite generar y distribuir un boletín de noticias por medio del correo electrónico. La gente se suscribe enviando sus direcciones de email y el servicio gestiona el envío del newsletter. He comenzado a escribir uno, el Inti’s Newsletter (tengo que buscar un mejor nombre), van dos ediciones entregadas, una completamente de prueba (Número 0) y la segunda (Número 1), un poco más elaborada.

    Puedes suscribirte aquí http://tinyletter.com/inti o por medio del cuadro que aparece abajo.

    Coloca tu dirección de correo electrónico:

    Enviado por TinyLetter

    A continuación tienes parte del contenido que se mando con la edición número 1 del boletín, es algo parecido a un editorial:

    Soy un gran consumidor de contenidos por Internet, me encanta leer noticias, visitar blogs, añadir nuevos descubrimientos a mi lector de rss. Me interesan mucho los temas relacionados con la tecnología y me gusta mucho estar informado de la actualidad de mi país y del resto del mundo. Leo mucho de política, y me parece muy interesante ver las diversas caras de la moneda, ideológicamente hablando, aunque no me gusta mucho escribir sobre estos temas. Siempre me ha fascinado el cine, el diseño de objetos, la fotografía. Me encanta redactar posts para Esquizopedia y ALT1040 que reflejen las cosas que me apasionan en la vida.

    Pero aunque nos gusten diversas áreas del conocimiento humano, lo más seguro es que no estemos cómodos en otro nivel, en la “cadena de producción” del contenido. Podemos estar muy tranquilos leyendo y leyendo y leyendo. Y al mismo tiempo estar profundamente incomodos tratando de escribir o hablar de un tema que nos apasiona. Las razones pueden ser diversas. Nos hemos criado como consumidores de información desde la escuela básica. El debate y la generación de ideas tiene poco espacio en las aulas de clase, y en las salas de los hogares.

    Recién en con la llegada del computador + Internet, a mediados de los 90s, es que la gente común ha pasado de ser consumidor de contenidos a generador. Muchos de nosotros nos hemos convertido en personajes de comics, dos personalidades habitando el mismo cerebro. Con dos funciones antagónicas, unidas por el cordón umbilical de la información. Consumidor/Generador de información. Consumidor/Generador de opiniones. Consumidor/Generador de contenidos.

    La forma más básica de generar contenido es teniendo opiniones con respecto a las cosas que leemos a diario. Una opinión con respecto a como funciona nuestro teléfono celular es contenido. Al sólo existir en nuestra mente ya ha sido generado, ya existe, ya es parte de la información que manejas, de tus habilidades y conocimiento. Lo único que necesitas ahora, una vez generada la chispa en las neuronas, es compartir ese contenido.

    De forma natural lo haces muchas veces al tener una conversación y decir lo que piensas. Es la forma elemental de compartir el conocimiento que generas con tus ideas. El siguiente paso puede ser escribir un libro, crear un blog, conversar en un podcast, grabar un video. Tienes más herramientas, que nunca en toda la historia, para saltarte cualquier tipo de censura y decir lo que piensas. Al principio probablemente sea de forma tímida e inexperta, pero con el tiempo te convertirás en un golem gigante de palabras y argumentos.

    Las razones para pasar de consumidor de contenidos a generador son infinitas. Yo creo que todos tenemos algo que decir, y el progreso de la humanidad viene determinado por el grado de conversación que se pueda crear para que sirva de cultivo a las nuevas ideas, al nacimiento de otros paradigmas, al cambio, al futuro. Mientras más personas participan, más democracia y posibilidades para todos existen.

    Las ideas que tengamos, por más absurdas que sean, tienen que salir al sol. Ver la luz, ser escritas y contadas y compartidas. Hoy es un buen día para comenzar.

    Bloggear es un acto de rebeldía

    Tengo unos 7 años participando en blogs y siempre el entusiasmo de escribir es más fuerte que la cotidianidad, las distracciones y el trabajo. Hay momentos en los cuales escribir se hace difícil, y es probable que el blog parezca un poco abandonado, sobretodo con un hijo dándole vueltas a la vida, pero nunca me he planteado escribir el post de despedida, el fin, el no retorno. Hay muchas razones para ello y hoy quería contarles lo que creo al respecto.

    Soy de los que piensa que un blogger es blogger hasta que se muera. Podemos engañarnos unos años, podemos decretar la muerte de los blogs, incendiar la pradera, desilusionarnos. Pero cuando comienzas a escribir, se despierta esa pasión por las letras que dura por siempre. Serás blogger aunque no quieras aceptarlo. Allá tú si quieres darle la espalda, y creer que todo ha pasado. Que el único destino de tus palabras era ser indexado por Google. Pues no, ser un blogger es algo que va más allá de la etiqueta, de la palabra que quiere definirte.

    Un blogger es un escritor rebelde, aquel que no espero la consagración de sus letras y decidió por modo propio ser un editor. Es aquel que se salto todos los parámetros básicos del periodismo, se olvido de sus limitaciones gramaticales y de redacción, para lanzarse al mar de tiburones. Bloggear es un acto de rebeldía. Es gritarle al mundo que todos tenemos algo que decir, y que tenemos las herramientas técnicas para lograrlo. Que no hay que tener miles de millones de dólares para expresarnos y tener éxito. Que no hay que militar en una ideología corporativa o política para que nuestras ideas sean escuchadas. Todo blogger, que comienza a escribir, rompe un molde, define una nueva historia, crea paradigmas cómo un Dios con sus 7 días. Un blogger es un creador de democracia, un demoledor de monopolios, un militante de la libertad de expresión, un emprendedor, un luchador, un comunicador, y por sobre todo, un participante. No deja que otros se expresen con su voz, el mismo lo hace.

    Se habla mucho del fin de los tiempos del blog. Esa manía apocalíptica que nos persigue como humanos llega a todos los confines de nuestras actividades. El fin de la web, el fin de la televisión, el fin la música, el fin de los libros, el fin de cuanta cosa se nos ocurra que puede tener un fin. Que ilusos somos. Cuando escribimos algo, eso ya no tiene un fin. Lo que escribimos existirá por siempre, probablemente más allá de nuestra propia supervivencia como raza. Nos ingeniaremos la forma de crear nuestras propias pirámides, para darle al cosmos un rastro de nuestro paso por el universo. Lo más seguro es que por alguna mezcla entre la tecnología y la física, lo que escribas pueda estar allí. Pero si al final del cuento, hay un grupo de notables que tiene que decidir que dejar y que no, la única posibilidad que tienes de participar, en la construcción de esa memoria infinita, es si en algún momento de tu vida escribiste algo (y lo publicaste).

    Nunca en la historia de la humanidad habíamos tenido esta oportunidad de una forma tan sencilla. Participar en la construcción de la memoria universal dependía de una mezcla de factores y habilidades. Hoy en día puedes construir esa habilidad a medida que vas comunicándote con la gente. Nadie va a decidir por ti si eres lo suficientemente bueno para comunicarte. Y si eres aguerrido y constante, recibirás diferentes tipos de retribuciones. Algunas económicas, otras personales. Conocerás grandes personas y tendrás muy buenos amigos. Viajarás por el mundo. Escribirás un libro. Ganaras un premio literario. Serás reconocido. Lo bueno de todo esto, es que tu decides hasta donde llegar, nadie lo hace por ti. Si te entrenas en mejorar tu escritura. Si eres un rebelde creador/destructor de paradigmas. Si eres un gran experto en un área del conocimiento humano y lo expresas en un blog. Si tienes algo que decir, y lo haces bien y con ímpetu, siempre tendrás un lector.

    Los blogs no van a morir porque los apocalípticos lo digan. Sólo va a morir tu blog el día que decidas que debe morir. Y cómo una maldición de la inmortalidad, lo que escribiste te perseguirá por siempre, regresará a tus manos de formas inesperadas. Tus letras serán tu retrato de Dorian Gray. Serás un blogger rebelde incluso cuando seas un corderito corporativo domesticado, tendrás siempre un Alien durmiendo dentro de ti. Así que acéptalo, eres un blogger, y seguirás siéndolo incluso después de haber apagado la luz.

    Cuando el año nuevo comienza un día antes

    Las mejores cosas de la vida ocurren por la suma de dos factores en apariencia antagónicos, la planificación y el azar. El primero te da una base de organización, un camino, un mapa, un orden para lograr un objetivo. El azar es el elemento que hace que la vida no sea un libro escrito, que permite que el futuro sea definido por nuestras acciones, y el entorno en que vivimos con todas sus variables moviéndose demencialmente, no por los gobiernos, ni los padres, ni los maestros. Ese elemento nos llena la vida de sorpresas, y nada que podamos hacer puede remediarlo al 100%, ni la mejor planificación, ni el mejor organigrama. Así que nos pasamos la vida disfrutando del azar, y la pimienta que le coloca a nuestra posible organización/ruta.

    Camilo nació el 30 de diciembre de 2010. Camilo es mi hijo. Esperábamos su llegada para la segunda semana de enero, y se adelantó. Lo que desencadeno que el año 2011 para mi, comenzará un poco más de 24 horas antes de lo previsto. Camilo ha logrado romper el tiempo, haciéndome vivir en el futuro por un poco más de 24 horas. El azar me ha permitido vivir el mejor fin de año de toda mi vida. Pero la llegada de Camilo no fue un proceso sencillo. Se necesito del amor y resistencia de su madre por un poco menos de 9 meses. Se necesitaron libros, revistas, páginas de Internet. Conocimiento. Se necesito organizar nuestro hogar, desterrar un televisor y un Xbox. Se necesito comprar muchas cosas. Se necesito aprender. Y se necesito entender que por más que nos sintiéramos poco preparados, Camilo, en un proceso similar a la magia, sin decir una sola palabra, nos prepararía en tiempo real, para ser sus padres. En eso estamos ahora, aprendiendo de nuestro hijo como ser buenos padres. Siempre que abre sus ojos, escondemos nuestro nerviosismo, justo en la parte de atrás del cuello, donde nace nuestro primer cabello. Allí nunca podrá verlo, pero nosotros podremos sentirlo. Y así permanecer alertas.

    Camilo no va a conocer a su abuela, a mi madre. Y me toca a mi revivir todos los recuerdos que tenga, para intentar transmitir, aunque sea un poco, la sabiduría que ella poseía. Eso será realmente difícil por varias razones. Yo nunca me he sentido ni con la sabiduría de la señora Diana, ni con su profundidad espiritual. Camilo tendrá que enseñarme algo que yo tengo que enseñarle a el. Por otro lado, hay un problema generacional tremendo que complica explicar ciertas cosas, y tendré que encontrar la forma de contarle que el mundo no es Internet, pantallas que se tocan y responden, actualizaciones de estado, música gratis… El mundo es (deberían ser) personas como mi madre, que se levantaban todos los días para construir un planeta Tierra mejor, que amaba a un campesino al igual que a su poderoso tío italiano. Que era capaz de aprender braile por su amor a un ciego. Que escapo de una dictadura para que sus hijos pudieran crecer en libertad. Que no sabia lo que era el resentimiento, ni la envidia. Alguien que ingenuamente lo daba todo por otros, sin nunca exigir nada a cambio. Una persona que hablaba 5 idiomas, tenía 7 nombres, y que leía un libro, de la misma forma en que nosotros leemos un tweet. Tamaño compromiso que tengo encima. Intentar ser por lo menos un 10% como mi madre, para ser un buen padre al 200%.

    La muerte y la vida nos cambian. Cuando murió mi madre cambie, nunca más fui el mismo, ahora que nació Camilo es igual. Aunque día a día estamos cambiando como seres humanos, son simples agregados cotidianos (mini plugins), es como que poseemos una pizca más de sabiduría e información. Pero cuando alguien nace o muere, somos una nueva versión de nosotros mismos. La imagen que vemos en el espejo todos los días, sale del encierro y nos domina. Esos años de más, esas canas, esa mirada más profunda, que vemos todos los días al afeitarnos (o maquillarnos) en el espejo, nos asalta y terminamos fundiendonos con ella. No es que seamos mas viejos. No es nada de eso. Somos una versión mejor de nosotros mismos. Ahora con el poder mutante de la reflexión. Hasta que no mueren nuestros padres, o alguno de ellos, nunca hemos reflexionado nada en la vida. Hasta que no nacen nuestros hijos, o alguno de ellos, nunca hemos reflexionado nada en la vida. Una de esas reflexiones tiene que ver con la soledad, la perdida, el valor de la vida. La otra reflexión tiene que ver con la compañía, el nuevo inicio, el valor de la vida.

    Bueno, realmente no hay forma de explicar lo que se siente al ser padre por primera vez. Nunca, en todas las vidas que me queden, voy a poder olvidar los movimientos tan sutiles de Camilo, al comunicarse con el mundo, durante su primera hora de vida. Estaba hipnotizado viéndolo mover sus brazos y piernas. Sus movimientos eran música, en completo silencio. Eran al mismo tiempo, despertar y explorar. Movimiento de quien descubre por primera vez el aire, el espacio, el tiempo. Movimientos tan poderosos que adelantaron el año, rompieron el tiempo, generaron más esperanza en mi mente y corazón, que todos los poemas escritos por todos los poetas en todos los libros, inyectados juntos a mi torrente sanguíneo.

    Todo esto es Camilo (mi hijo) para mi: reflexión, esperanza, futuro, aprendizaje y vida.

    Caracas más bonita

    Siempre he tenido una relación con Caracas de amor-odio, ha sido una de mis principales referencias urbanas durante toda la vida. Yo no vivo en Caracas pero he pasado en ella miles de momentos, me he enamorado en ella durante los 90s, he pisado sus calles con unos converse rojos cuando nadie soñaba con un país rojo, he visitado sus museos cuando aún eran museos y caminado sus esquinas cuando la basura parecía no haber sido inventada. La conocí en su esplendor (que yo pensaba era decadencia) y en su decadencia (cuando los ciegos de ideología piensan que es su esplendor). Tengo una visión de alguien que creció con Caracas sin vivir la cotidianidad de sus peores problemas. Odio el tráfico aunque me encantan las aglomeraciones. En resumen, soy alguien que ha respirado el aire del Avila miles de veces, para siempre regresar a la tranquilidad de no vivir en Caracas. Pero siempre fue/es una ciudad a la que me gusta volver.

    No siempre Caracas fue como es ahora, una ciudad prestada al tiempo detenido. En la cual sus habitantes han ido pasando los años con una ciudad paralizada. Caracas, salvo extrañas excepciones, se quedo en los 80s. No es una ciudad que cumple años al mismo tiempo que sus habitantes. Es como un documental del Discovery Channel, el mundo sin humanos, donde los fenómenos naturales se han encontrado con una ciudad sin gente. Aquí ha ocurrido que los fenómenos naturales se encontraron con una ciudad inmóvil, con gente. Si hay una palabra, que puede describir a la Caracas actual, es deterioro. No es una ciudad fea, ingrata, donde no se puede vivir, es una ciudad deteriorada, en mayor parte por los encargados de gobernarla, y en menor medida (e igual responsabilidad) por sus habitantes.

    Hace unos meses, con dos grandes amigos (@huguito y @modulor), fundamos DosPuntoUno, una compañía para convertir muchas de nuestras ideas en proyectos tangibles. Estamos muy enfocados a usar Internet y las redes sociales para crear soluciones de comunicación para el mensaje de nuestros clientes. Nos va muy bien trabajando a los tres, y en muy poco tiempo hemos consolidado una buena cartera de clientes, con proyectos que son sumamente interesantes desde diversos puntos de vista. Una de estas aventuras es la campaña “Caracas + Bonita”.

    Un día se nos acerca Luis Gonzalez de Ogilvy de Venezuela para que nos reunamos con Bobby Coimbra (director de la agencia en Venezuela) para ver como podemos poner en práctica una campaña para Caracas por medio de redes sociales. Después de varias reuniones, luego de generic levitra canadian healthcare consolidar la idea y las estrategias se comenzó con la cuenta en Twitter @ccsmasbonita (síguenos) para ir creando la base de personas que nos pudieran ayudar a crear un banco de ideas (sencillas y complejas) que al concretarse puedan hacer de Caracas una ciudad más agradable para vivir.

    A mi desde el principio me ha entusiasmado mucho el proyecto y la idea general. Siempre he pensado que los ciudadanos pueden hacer una gran diferencia en la organización y desarrollo de las ciudades. El desarrollo urbano no depende solamente de las iniciativas gubernamentales y/o privadas, la gente y su capacidad de organización también son fundamentales para el desarrollo. Todos queremos vivir mejor, en un lugar con más armonía, mejores servicios, menos trafico. Pero pocas veces hacemos algo por cambiar nuestro entorno. Muchas de las ideas que hemos recibido por http://ideas.caracasmasbonita.com son sorprendentemente fáciles de lograr. Por supuesto, algunas requieren de medianos o grandes presupuestos, pero son tan positivas para la comunidad en general, que resulta hasta paradójico que no fueran realizadas antes. Bueno, es que la ciudad detenida en el tiempo no perdona a quienes la hemos detenido.

    Los ciudadanos de Caracas, sin importar su ideología o intereses particulares, tienen que darse cuenta que la única forma de domar el monstruo en que se ha convertido Caracas, es trabajar todos por el bien común de la ciudad. Dejar de gritarse unos a otros y comenzar a desarrollar soluciones concretas a problemas concretos, desde lo más pequeño hasta lo más grande. De no hacerlo la ciudad seguirá detenida con su infraestructura de los 80s, y llegarán los 10s, los 20s y los 30s (del nuevo siglo). Y si hoy, dos décadas después de los “alegres” ochentas, todo ha colapsado, viajemos un momento al futuro…click click click… 10 años en el futuro, 20 años en el futuro, 30 años en el futuro. ¿Quieren vivir en esa ciudad que acaban de imaginar?

    La impresionante intro de Los Simpson de Banksy

    Muy pocas veces en la vida tenemos la oportunidad de ver algo como esto. Banksy, uno de los principales artistas del mundo en la actualidad y al mismo tiempo, uno de los más extraños, ha dirigido y escrito el guión de una de las escenas introductorias de la serie animada The Simpsons. Lo que comienza de forma tradicional termina como un golpe en el estomago a la compañía 20th Century Fox, la cual tiene los derechos sobre la serie. La critica es tan aguda y oscura que sorprende que la censura no la prohibiera.

    Estamos frente a un hecho histórico, el arte puede más que el poder de las corporaciones. La libertad creativa tiene más fuerza que un grupo de directores vestidos de traje definiendo como el cheap mundo “debe” divertirse. Aun no puedo entender muy bien como ha ocurrido que una de las compañías más conservadoras del mundo permitiera semejante critica en su casa. No puedo dejar de pensar que los artistas terminan siendo más poderosos que los políticos y los magnates.

    Bravo Banksy!!!

    Dos videos timelapse que impresionan: "Coachela 2010" y "3 Years At The Same Place"

    La perspectiva que nos da el paso del tiempo es muy diferente dependiendo de la velocidad con que veamos las cosas. No es lo mismo ver/sentir 3 años en 3 años que hacerlo en unos pocos minutos. O visitar un festival online rx de Rock de varios días y luego mirarlo desde la altura (y con un efecto Tilt Shift).

    A continuación dos videos que nos muestran el paso del tiempo de una forma muy especial.

    ¿Cuál te gustó más?

    Las elecciones de Venezuela en un mapa

    Una de las iniciativas más importantes en el ámbito de la información electoral en Venezuela es Dale Poder a tu Voto, un mapa de Venezuela que se va construyendo con la información aportada por los ciudadanos y electores. Aquí podemos apreciar el uso de la tecnologia para crear una plataforma tecnológica que permita educar, motivar y hacer participe al elector. La herramienta puede ser usada por cualquier persona más allá de sus inclinaciones políticas.

    Ellos definen la plataforma de está forma:

    Es una plataforma interactiva que permite a los votantes reportar cualquier experiencia, vivencia o irregularidad en el proceso de las elecciones parlamentarias 26 de septiembre de 2010, a través de sus teléfonos móviles, correos electrónicos, formulario web y Twitter. El objetivo es crear un mecanismo efectivo que promueva la transparencia, la participación y la educación electoral ciudadana. Los reportes (descripción de las circunstancias observadas por los electores) pueden ir acompañados de fotografías, videos y enlaces; éstos se registran en un mapa interactivo.

    Dale Poder a tu Voto usa el programa Ushahidi (“Testimonio” en lengua africana swahili) la aplicación fue desarrollada en Kenia. Desde entonces, ha sido utilizada en las elecciones de México, Bolivia, India y Colombia; así como en experiencias de crisis humanitaria como los terremotos de Haiti y Chile.

    Hay que salir a votar!