Inti

Hoy no quiero escribir de nada

Es que estoy profundamente triste, hoy no quiero escribir de nada. Quiero pensar y descubrir cuando fue que desviamos el camino, cuando ocurrió que los latinoamericanos dejamos de ser esos alegres soñadores despreocupados, que dábamos la mano al inmigrante, al que tiene más y al que tiene menos. Cuando fue que dejamos de mirar a los ojos y comenzamos con el odio. El absurdo odio. Y no hay que ser ingenuo, siempre el ser humano va a encontrar pretextos que justifiquen el odio, sea porque un “otro” nos quitó algo, o porque ese “otro” nos lo puede quitar. Sea por falta de educación o por tener demasiada. Siempre va a venir un cínico a justificar el odio, e ilusamente pensar que más odio va a permitir la paz y el amor. Ingenuos locos.

Quiero recordar cuando ser de izquierda era ser un hippie buena gente (algunos se bañaban, algunos no), cuando se pensaba que podíamos construir un mundo mejor de progreso, un mundo de igualdad, donde había que convencer al enemigo con argumentos no con insultos, escribiendo los poemas más tristes esta noche, y canciones rebeldes, cargadas de cambio social. No esta simplificación al absurdo que es la izquierda actual, donde no hay canciones, ni poemas, donde la bota militar del casi dios ha dado, la marcha marcial a seguir. Ya no es Ghandi quien dice que la paz es el camino, es el odio que dice que el petroleo es el camino. Aplastar al otro es el camino. Negarle su oportunidad de expresarse al otro es el camino. Y si, puede que sea el camino. El camino al monolito negro, donde el más aguerrido le pegará con un palo a todo: a la tierra, a la piedra, a la cabeza aún no sangrante de su amigo-amiga-niño-niña-y-adolescente, el camino a ninguna parte. El reset, el camino de vuelta, porque dimos la vuelta completa.

Estoy profundamente triste de ver como las leyes se manipulan al infinito, como le colocan esplenda al golpe de estado, como piensan que el poder hay que mantenerlo porque el poder hay que mantenerlo #porqueelpoderhayquemantenerlo. Y todo lo llenan de excusas, de una épica que no existe, de un regreso triunfal que ellos mismos decretan, en sus silencios, que no ocurrirá. Estoy triste porque hablan y hablan de enemigos, de aplastar al contrario, son simples racistas de las ideas, discriminan a diestra y siniestra. Mienten de forma estacionaria. Manipulan formalismos. Rezan y no creen en Dios, pero por si acaso. Caminan por las calles y aeropuertos mejor vestidos que Brad Pitt en un estreno de Cannes, mientras usan palabras al azar: oligarcas, pueblo, pobres, ricos, (que lindo reloj tengo), escuálidos, enemigos, patria, muerte, ya-no-es-muerte-porque-la-tenemos-cerca, vida. Y arman frases que Tarantino usará en el dialogo de la película President Dogs, que se estrenará en el 2019, sobre un grupo de políticos retirados que en un café de La Habana conversan sobre las células madres, y debaten que revolucionario debería haber sido el primer inmortal.

Estoy triste porque podríamos estar construyendo grandes países. Sabemos que el camino no es lo que ocurría en los 80s y 90s, tenemos ese conocimiento inyectado en la sangre. Y ahora, a los golpes, aprendimos que esta izquierda infantil del niño grande que le pega a los más chicos, tampoco es el camino. La izquierda Bullying. Y estamos divididos, llenos de odio. Más divididos que cuando gobernaban las hienas o los gorilas, algo prácticamente imposible. Así no se construye nada. Pareciera que vivimos en el universo paralelo donde Nelson Mandela nunca existió, donde su ejemplo no es un ejemplo, es una anécdota. Y eso es el poder para ellos, una anécdota que no hay que soltar. El poder es un guardaepaldas que no hay que perder, porque la calle y la vida real mata y asesina y jode. El poder es un cheque en blanco infinito que no hay que perder, son viajes en avión, son lindas mujeres, son ejércitos de jalabolas, entradas gratis. El poder de arreglar al mundo o al país o a la ciudad, termina siendo EL PODER de arreglar a mi familia, a la familia de mis amigos, y a los camaradas. Nos han gobernado hienas, gorilas, dinosaurios, difuntos y flores.

Y nosotros que no creemos en ellos, y aquellos que si creen en ellos, seguimos nuestra vida, en la seudo normalidad que nos da nuestro último blackberry y la última Miss Venezuela, esperando pacientemente una bala, o un saco de cemento, o un cupo Cadivi, o una casa, o una novia, o una cirugía que no llega jamas, o un medicamento que ya no traen, o un cupo en la universidad, o un trabajo digno, o un libro para aprender, o plata para la quimio, o respeto a nuestras ideas, o progreso, o un camino que no sea el odio. Y así se nos van 5 años, 8 años, 14 años, la vida. Lo que el azar y el colesterol nos tenga preparado.

… y ocurre que el tiempo pasa, nos ponemos increíblemente viejos. Se mueren mis padres, se mueren mis amigos, me muero yo, te mueres tú, se muere el presidente, se mueren los diputados. Y en el cementerio, tomados de la mano, tomamos conciencia por primera vez en nuestras “vidas” que el mundo no nos pertenecía, que somos una simple pizca de tiempo, y nos tomamos 5 minutos (que pueden ser mil años) para analizar cómo y cuando desperdiciamos nuestras pisadas.

Y paradójicamente, aquellos que tuvieron todo el poder y todo el dinero y toda la ropa de Brad Pitt y todo el odio, desperdiciaron su vida, 10 veces más que yo.

Coberturas en tiempo real por Twitter para lanzamientos de productos tecnológicos

https://twitter.com/amartino/status/214857960722137089

https://twitter.com/earcos/status/212235771623653377

Más allá de la inmensa devoción religiosa de mis amigos Eduardo Arcos @earcos y Mariano Amartino @amartino cuando es lanzado un nuevo producto relacionado con la industria de la informática, estos dos tweets reflejan una enorme tendencia que toma más fuerza cada día: el seguimiento en vivo de eventos tecnológicos y su cobertura (planificada o no) por parte de aficionados, expertos y fanáticos en Twitter.

Esto comenzó con las keynotes de Steve Jobs donde anunciaban sus nuevos productos de Apple, las legiones de fanboys seguían al momento lo que ocurría por medio de blogs en inglés como Gizmodo o ALT1040 y Appleweblog en el caso de nuestro idioma, entre otros. La gente sacaba la información de allí y la replicaban en Twitter, algunos comenzaron a opinar y muchos otros a lanzar chistes y usar el humor como una forma de crítica o simplemente de hacer más ameno algo que para muchos es aburrido, un tipo en un escenario hablando de nuevas computadoras.

Las personas que son más cercanas a la tecnología, sea porque son fanáticos directos o sea porque tienen algún blog donde hablan del tema, se van sumando de forma orgánica a este tipo de coberturas. Hay una necesidad de compartir lo que sabemos, de encontrar el mejor chiste, de dar nuestra opinión más ácida, o entregarnos como fanboys que somos a nuestra marca preferida. El resultado es una mágica historia que se va construyendo tweet a tweet, parece una manta gigante hecha en algún telar artesanal, cada hilo es movido y tejido por una mano diferente, el resultado: una nueva forma de enterarnos de las noticias. Es la noticia-opinión que va creciendo y formándose al instante al azar, caótica, sin grandes pretensiones ni reglas periodísticas claras. Es un alud de información y chistes y datos y características y criticas y alabanzas y fotos. Por un lado es jugar a pasar la voz añandiendo nuestro punto de vista del mundo y de las marcas, y por otro es participar en la generación de la historia. Hacer historia.

https://twitter.com/FelipeOvalle/status/214865524520263680

Leer y participar de estas coberturas es muy divertido. Es como subirse a un bote y pasar los rápidos de un río. Es muy ameno participar en la conversación, o ser un simple espectador. He recopilado algunas personas en una lista de Twitter bajo Cobertura Tecnológica, cuando veas que Apple o Samsung o Microsoft o ASUS va a lanzar un producto, no dejes de leer lo que dicen estas personas. Trataré de ir ampliando el número de personas en la lista para que las coberturas que sigas por aquí puedan ser más interesantes.

https://twitter.com/inti/status/214860816481136640

Ideas: Aunque existen varios metodos y empresas dedicados al tema de las coberturas en Internet, la principal de ellas es Coveritlive, hay una posibilidad real de crear aplicaciones, sobre todo para el iPad que permitan a bloggers y periodistas hacer coberturas desde un iPad, y que dicho contenido se pueda ir transmitiendo en Twitter y en un blog o periodico. Muchos blogs intentan estas coberturas de diversas formas y hasta los momentos no existe una solución definitiva. Otra buena aplicación es Storify. Seria genial contar con blogs de coberturas que seleccionen los mejores tweets de un evento y organicen una linea de tiempo con dichos mensajes.

Dato: Ahora en WordPress cuando uno coloca el enlace a un tweet, este aparece completo, como pueden verlo en esta entrada.

https://twitter.com/stark/status/214866410298556418

Regresar

Regresar

Estoy escribiendo este post directamente en el editor de WordPress, destilando en cada golpe de tecla la acción de escribir en un blog, de bloggear. Desde que me encontré con Internet, usando la cuenta “robada” de un profesor de la Universidad Simón Bolívar, al que nunca conocí en persona, me sorprendió como miles de personas, de todos los rincones del mundo, se conectaban para compartir información. Se hizo añicos en mi mente el concepto que el conocimiento debería ser cobrado, represado, escondido, limitado y escaseado. Y no es que crea que todo debe ser gratis, que no hay que pagar a los autores, o cosas por el estilo, me refiero a que cuando hay mucho de algo, las cosas tienden a tener un menor precio, y la calidad tiene que ser mayor para lograr superar el precio cero. Las cosas tienen que ser muy buenas, y comprarlas tiene que ser sumamente sencillo, para poder ser vendidas en este mundo digital. Pero este no es el tema.

Tengo mucho tiempo escribiendo para compartir mis ideas, hace como mil años lo hacia con fotocopias, creando texto en una maquina de escribir electrónica que tenían mis padres. Escribía algo por la noche, colocaba un caset con los Dead Kennedys, y el sonido de tambor de cada letra al tocar/imprimir en el papel, me hacia parte de la banda. Era un músico de la escritura con el sueño de cambiar al mundo con mis ideas, al ritmo imposible de una canción que duraba 30 segundos. Aprendí a escribir rápido, antes que la última nota se perdiera en los recuerdos auditivos de mi mente. Estaba escribiendo posts y no lo sabia. Agarraba lo que escribia, lo recortaba, buscaba fotos en viejas revistas y encontraba aquella imagen que podría acompañar esas palabras, tambien se recortaba la imagen, se pegaban en otra hoja, ya no blanca, y al día siguiente repetía el proceso. Luego de un par de semanas tenía listo el fanzine y “La cuarta hoja del trebol” (así se llamaba) estaba lista para ir a la sala de impresión, caminaba como un Gutenberg con converse rojos, miraba al horizonte pensando que esa revista artesanal podria cambiar algo. Llegaba al puesto y gastaba el dinero que mi madre cómplice me había dado. 100 copias de cada hoja, por favor. Y así tenia listos 100 ejemplares de mi primer intento de comunicación. El éxito me sorprendió, en menos de un mes se habían vendido todos. Recuerdo con mucha nostalgia todo lo que ocurrió en esos años. Conocí a grandes personas y me involucre con un grupo de editores de fanzines con quienes hicimos muchísimas cosas interesantes.

Y si me preguntan ahora si logramos cambiar al mundo, te respondería que si, que por supuesto. Aunque es difícil cambiar grandes cosas, al escribir estamos influyendo en otras personas, los hacemos ver un punto de vista distinto, o les enseñamos algo que no conocían. Todos vamos generando nuestra identidad en base a las cosas que vemos, experimentamos y leemos. Y si podemos escribir cosas positivas, o grandes ideas, seguro que alguien terminará usando parte de ese conocimiento o información para algo, y el mundo va a cambiar cuando sumemos todas esas pizcas de información, y que las mismas produzcan pequeñas acciones en millones de personas. Para mi esa es una verdadera revolución, cambiar porque la gente quiere cambiar, porque se dan cuenta que el viejo orden de las cosas ya no es suficiente, porque la música no puede ser represada por industrias dinosauricas (ni se si existe esta palabra) que ponen su arcaica subsistencia por encima del placer de compartir lo que nos gusta. Políticos absurdos que piensan que se puede gobernar a los gritos y sin escuchar a la gente. Ciudadanos llenos de ideologías del pasado que no comprenden, porque no han encontrado el fanzine adecuado, que las cosas cambiaron, que hay una nueva forma de vivir y lograr el progreso. Hay una posibilidad real de más y mejor democracia, una posibilidad casi infinita de usar la tecnología para mejorar nuestra experiencia en este planeta, y hacer crecerr a los países y regiones que más lo necesiten, superar nuestra pobreza económica y educativa. Vamos a darle información a la gente, vamos a educar. Ya no le demos tanto discurso gastado y añejo como vino malo. Estamos en la hora Fringe, en ese borde entre los últimos vestigios de una corporación Dharma corroída y oxidada, y el futuro en forma de abundancia de información, conocimiento y creatividad. Hay que sacarse tanto moho de la cabeza y ponerse en acción. ¿Te molestan las grandes corporaciones? Funda una startup. ¿Odias a los medios de comunicación? Comienza a escribir un blog. ¿Desconfías de todos los políticos? Es hora de fundar un partido y ganar una alcaldía. Hoy, como nunca, las posibilidades son tuyas, de nadie más.

Luego del fanzine, escribí un newsletter en la página web de la ciudad donde crecí, era un semanario y me tocaba escribir un editorial. Fue difícil y lo hice de forma disciplinada por un par de años. Luego en el 2003 descubri los blogs y abrí uno con varios amigos. Si miro atrás me doy cuenta que siempre me ha gustado escribir. En julio de 2006 comencé a escribir en este blog, en Esquizopedia. Fui bastante constante hasta junio de 2011. Durante estos años (desde abril de 2008) también he escrito en ALT1040, un blog que siempre admire mucho, participaba de forma seguida y todos los días. Pero en los últimos 6 meses he escrito bastante menos en este blog, cosa que va a cambiar. Vamos a escribir más,

Creo que hay momentos en que hay que detenerse y descansar, en mi caso fue porque mis otras ocupaciones se desbordaron y sentía la necesidad de parar un poco. Unas vacaciones de escribir, que fueron de vez en cuando interrumpidas por la necesidad de comunicar algo, tipo “Gracias gordito de Megaupload”. Este tiempo “alejado” me ha servido para ver muchas cosas en perspectiva. Sigo fuertemente convencido que hay que continuar escribiendo y comunicando lo que sentimos, hacemos y pensamos. No hay que quedarse callado nunca, sepamos o no como se escribe. Hay que atreverse a sacar la primera fotocopia. Hay que buscar el tiempo bajo las piedras.

Esquizopedia está de regreso, probablemente no con una frecuencia diaria, pero con muchas más actualizaciones por mes. Es un buen momento para compartir ideas, y es algo que quiero comenzar a hacer en Esquizopedia, hablar del tema de las ideas, de como se transforman en realidad, y compartir aquellas cosas un poco desquiciadas que se me ocurren a veces. Seguro que algunas cosas van a continuar igual por aquí, aunque nuevos temas van a comenzar a aparecer. Quizás nos estamos poniendo viejos, o simplemente estamos de regreso. Ojalá puedas tu también, como lector, volver con nosotros.

Este año un par de amigos con los cuales había comenzado un proyecto, me robaron

Este año un par de amigos con los cuales había comenzado un proyecto, me robaron. Se burlaron de la confianza que había depositado en ellos y rompieron cualquier tipo de ética de la cual puede disponer el ser humano. No pensaba escribir sobre este tema hasta que me puse a reflexionar algunas cosas con motivo del fin del año 2011, y hay algunas cosas que quiero recordar en mi futuro, las letras y palabras ayudan mucho a mantener la memoria viva cuando los años se van esfumando. Conversaciones con uno mismo que usan el tiempo como una forma de filtrar los hechos y añadir sabiduría.

Pienso que robar a otra persona tiene un origen en la falta de oportunidades y de educación, un verdadero caldo de cultivo para que ciertas personas piensen que ese es un camino valido y justificado. Es un tema complejo que está relacionado con condiciones sociales, el entorno, la formación y las enseñanzas de los padres. Me cuesta entender que personas que se dicen honorables, que han tenido casi todo en la vida, tengan tanta codicia en la sangre que prefieran ese camino. No puedo comprenderlo realmente. Es algo que confunde mucho y te deja muy reflexivo. Hasta que lo comprendes y te das cuenta que el argumento inicial está completamente errado.

Vamos a comenzar nuevamente.

Este año un par de amigos personas que conocí, con los cuales había comenzado un proyecto, me robaron. Y es que los amigos no roban, no hay forma que lo hagan. Allí el problema de mi argumento inicial y de parte de mis pensamientos a mediados de este año: nunca fueron mis amigos. Estas personas que conocí no son amigos de nadie, son un error en la cialis online Matrix, un déjà vu, son simples fantasmas del pasado tratando de predicar sobre un futuro del cual son completos ignorantes. Son como vampiros (secundarios) de True Blood, por eso no tienen nombre en la historia, actúan alimentandose de las ideas y proyectos de otros. Sin moral, sin ética y sin mística de trabajo. Es gente que prefiere unos pocos miles de Bolívares, a tener sangre real en sus venas. Son vampiros de Money Blood.

En este momento, finalizando el mejor año de mi vida, gracias a la experiencia de ser padre, no hay confusión, hay un enorme alivio de estar lejos de ellos. Pueden haberme robado, pero nunca tendrán ni el 3,1415% de lo que yo tengo, y no hablo de cosas materiales.

El dinero y el tiempo se recupera saliendo a caminar, construyendo cosas con amigos de verdad, trabajando duro, luchando y soñando. Pero el estigma de haber robado a una persona que confió en ellos, no se quita jamás. Los vampiros no salen al sol, y si lo hacen se queman.

Comenzar

Cuando se comienza un nuevo proyecto se inicia un camino. Cuando las cosas van bien, ese camino se hace largo, se van visitando pueblos, playas, bosques y grandes ciudades. Aprendemos a caminar por la ruta, y a disfrutar del paisaje. Hay pequeños puertos, que conocemos a medida que cumplimos ciertos logros. Es una aventura. Una fiesta. Ocurre también que las cosas pueden ir mal, y no resultar. Hay infinidad de variables en juego. Y a pesar de esto, no hay forma de enterarte si algo puede ser un éxito, o un rotundo error, hasta que no comienzas algo.

Puedes comenzar un proyecto, sueño o idea, en tu mente. Dibujar el camino, pensar en las diferentes alternativas, analizar si tienes los conocimientos necesarios para lograrlo, imaginar tu oficina, tu fabrica, tu sitio web. Es parte del proceso de comenzar. Tener una idea abstracta, abonarla con pensamientos e hipótesis de lo posible o deseable. No hay forma de iniciar algo, si previamente no usaste tu imaginación y creatividad, en un estado previo de las cosas. Es parte de la magia que poseemos los seres humanos: una idea intangible, se puede convertir en algo solido. Volver realidad cosas que no existen.

Sin embargo. Los sueños e ideas son recurrentes. Los tenemos todos los días. Y, como en todo, se nos ocurren cosas fáciles de realizar, otras con un mayor grado de dificultad, y las imposibles. Los proyectos difíciles son muy interesantes. Permiten modificar nuestra vida, y ayudamos a cambiar la vida de los demás.

Es realmente difícil comenzar a sacar esas ideas y sueños desde nuestro estado mental, y desarrollarlas en un ámbito físico y real. Lo más complicado no es ejecutar la idea, es dar el paso y comenzar. Tomar esa idea de nuestra mente y sacarla de allí. No desecharla en el cementerio de ideas y sueños olvidados. Hay que cumplir una serie de pasos que conviertan el gas de nuestras neuronas en un hielo caliente que podamos tocar con nuestras manos. Y moldear nuestra vida, convirtiendo nuestras mejores ideas en algo tangible. Pero nuevamente, para que esto ocurra, hay que comenzar.

Comenzar a dar los primeros pasos. Sin miedo a lo que ocurra luego. Si nunca comienzas nada, jamás podrás saber cómo terminará. La mejor forma de ampliar tu sabiduría y experiencia, para lograr el éxito en la vida, es intentando hacer las cosas, construir sueños, fundar compañías, escribir un libro, abrir un blog, tener un hijo, lanzar un partido político, acampar, fabricar, aprender y tratar de cambiar tu entorno para que sea mejor. Es la única forma.

Es hora de comenzar.

Despertar

Camilo está con nosotros desde hace casi 6 meses. Yo nunca había pasado mucho tiempo con un bebé. Mi familia en Venezuela nunca fue muy numerosa, mis padres son inmigrantes que estaban escapando de una dictadura y Venezuela era (rotundo pasado) la tierra de la libertad y la democracia. Así que las oportunidades de conocer a los hijos de primos o familiares nunca fue parte del panorama. Por eso quizás, mi sorpresa es mayor, mil veces mayor. Un ser humano recién nacido llega al mundo con el propósito de despertar. Esa es la palabra que Camilo me transmite todos los días. El se encuentra en un proceso de encontrarse con las cosas, todo es nuevo, no hay experiencias previas, es el despertar, día a día, mes a mes, a la vida. Como padre presenciar ese encuentro es maravilloso, desde aquellos movimientos sutiles tocando el aire, hasta esa sonrisa pura y pacífica de todas las mañana.

Un bebé se ríe como si nunca hubiera existido la risa. Muchas veces sus sonrisas no tienen una razón más allá de lo existente, hay que reír porque reír hace reír. Es un despertar. Nunca en toda mi vida he visto ojos más curiosos. Camilo presta tanta atención a los detalles que hace que me gusten más las cosas. Ahora el arte de Klimt, que adorna la habitación, me parece millones de veces más sublime. Es que Camilo se queda mirando esos colores como si el tiempo no existiera. Como si toda la vida de un ser humano pudiera transcurrir admirando una pintura. Me mira a los ojos, reconoce que soy su padre, sonrie, mira hacia arriba, se topa con el cuadro, Klimt le habla a Camilo con sus colores sin tiempo. Esto puede ocurrir en 5 minutos, o en 5 meses.

Un bebé tiene una pasión que los adultos perdimos. La cotidianidad es un asesino del esplendor de las cosas. Estar vivo se potencia mucho al tener un hijo. Ellos despiertan y nosotros hacemos lo mismo. Somos como un paralelo añejo recuperando la sorpresa en el corazón. Los acompañamos en el proceso. Ellos descubren un mundo, nosotros redescubrimos un mundo.

Camilo tiene casi 6 meses despertando. Y nosotros, sus padres, también.

Simetría

Uno de esos videos que no te deja ninguna palabra para decir. Alucinantemente genial. No dejes cialis de verlo.

Taimane Gardner o cómo convertir el Ukelele en el instrumento más alucinante de todos

Taimane es una chica de 21 años que vive en Honolulu, Hawaii. Taimane también toca el Ukelele desde niña. Taimane tiene magia en las manos y tiene la capacidad de convertir las notas de un pequeño instrumento, en desgarradoras agujas invisibles que se disparan al centro de tus oídos para vivir en ellos por siempre. No hay forma de mantener la calma al ver el video que acompaña este post. Tienes que ser un dictador africano para no sentir la sangre en tus venas, palpitando con cada toque de cuerda. Tienes que ser un inhumano para no querer aplaudir al final por 3 horas seguidas.

Si quieres ver más sobre está increíble artista no dejes de visitar su canal en YouTube.

Día de vacunas

Hoy fue un día de levantarnos muy temprano. Día de vacunas para Camilo. Nos habían avisado que podía darle fiebre, así que parte de la logistica incluía una visita, la noche anterior, a la farmacia. Nos cuentan que el Corilin es mágico, casi como una poción sacada de un libro de rol. Armados con la poción +1, le dimos unas 8 gotas, un equivalente a unos 0,25 ml. La doctora dijo que le diéramos 0,60. Pero toda una vida detestando las medicinas, algo pega en mi mente de padre.

Gotas arriba, Camilo estaba preparado para sus vacunas. La famosa pentavalente, y la antipolio… Nos subimos al carro, después de manejar 3:48 segundos llegamos al destino. Un ambulatorio que esta a unas 5 cuadras de la casa. Los abuelos de Camilo habían llegado temprano para guardar un puesto. No sea que se acabaran las vacunas. En Venezuela eso es una preocupación real. Todo se termina. Todo puede agotarse. Y si no es así, todos pensamos que es así. Incluso algo tan fundamental como el futuro de los hijos, puede agotarse, en este país de miles de miles de miles de millones de barriles de petróleo.

Como todo gran evento, los teléfonos parecían tener vida propia y tomaban más fotos que las fotos que tomaste durante tus primeros 20 años de vida. Si es que viviste naciste en los 60s o 70s. Una enfermera nos dice que hay una vacuna que está agotada. Bueno, vamos a poner las otras. La madre no quiere mirar, la enfermera inflexible dice que solo la madre puede tener al bebé, no el padre. Y también tiene que mirar, para que luego no digan que no le puso la vacuna o la puso mal.
Videos y fotos más tarde, Camilo sale llorando del consultorio. Hemos logrado inmunizarlo contra 6 peligrosas enfermedades. Nos falta una. Yo estoy contento porque Camilo ha pasado una de las más duras pruebas de toda su vida (hasta los momentos).

Regresamos a casa. Un poco de fiebre. Más poción magica +1. Varios pañales más tarde se queda dormido. Mi esposa ve el Discurso del Rey. Ojalá Camilo no sea tartamudo. Usamos el moderno termometro de oreja, su temperatura es 38. Culpa de la vacuna.

Se hace de noche, Camilo come varias veces en el cheapest lasix día, y ajeno a la tragedia de las inyecciones Camilo ha sonreído hoy como nunca en dos meses (de vida).

La última película de ciencia ficción que debes ver en toda tu vida

Terminator 2 se encuentra con The Matrix en una película India del 2010. Estas por ver dos de las escenas más demencialmente increíbles de la historia del cine de acción y ciencia ficción.

Co-escrita y dirigida por S. Shankar, la película Enthiran-The Robot es la más cara de la historia del cine de la India. La película presenta a Rajinikanth en un rol doble, como el científico que está luchando para controlar su creación, un robot increíblemente poderoso (también interpretado por Rajinikanth). La película fue rodada durante dos años a partir de 2008, después de ocho largos años de producción. La película fue aclamada por la crítica en el país y se convirtió en la segunda película más taquillera de todos los tiempos en la India.